Susan Yupanqui

“Muestra de la arquitectura romana, en su mayor excelencia”

El Coliseo de Roma o Anfiteatro Flavio, como originalmente se le conocía, fue considerado una de las siete maravillas del mundo para el 2007. Cada año es visitado por miles de personas; lo que lo hace uno de los lugares más visitados en Europa. Al ser tan conocido, tanto por su estructura como por su historia, ha sido utilizado como escenario de muchas películas. Entre estas esta: Gladiator, Ben-Hur, Lizzie McGuire, Jumper, entre otras. Es asombroso que aún en la actualidad se puedan recorrer los lugares donde emperadores y gladiadores estuvieron.

El Coliseo de Roma fue mandado a construir por Vespasiano en el año 72 d.C. Ordenó  construirlo sobre un estanque de la mansión de Nerón; para olvidar al antiguo emperador. Fue Tito, su hijo, el que lo inaugura en el 80 d.C. La inauguración duró unos 100 días y en ésta se realizaron luchas de gladiadores, peleas de animales salvajes y la entrada fue gratis a todo el público. Durante esta celebración murieron muchos gladiadores y animales por ofrecerle un espectáculo al público. Entre los animales que utilizaban estaban: los rinocerontes, hipopótamos, elefantes, jirafas, leones, panteras, leopardos, cocodrilos y avestruces.

Su estructura representa la arquitectura romana en su mayor excelencia. Utilizaron muchas técnicas como los arcos y las columnas. Podían entrar alrededor de 55,000 espectadores. Se dice que su primer piso tenía cierta cantidad de agua, que se utilizaba para ver espectáculos de guerras navales y caballos y toros nadando. Contaba con un techo de lona que protegía al público del sol.

Además se realizaban ejecuciones, recreaciones de famosas batallas, caza de animales, enfrentamientos entre gladiadores, luchas entre gladiadores y animales salvajes y obras de teatro inspiradas en la mitología clásica.

Luego de la caída del Imperio Romano, el Coliseo pasa a manos de la iglesia. Para esta época se utilizó como refugio, fábrica, fortaleza y cantera.

De sus ruinas se sacaron grandes cantidades de material de construcción, que fueron utilizados para la construcción de otras estructuras. Más adelante se le llegó a considerar un santuario cristiano; honrando a los primeros cristianos torturados en este lugar.

Esta estructura ha llegado a subsistir 2,000 años. El Coliseo Romano ha resistido incendios, terremotos y saqueos.

Sin duda es una estructura impresionante y muchos recomiendan visitarla. En la actualidad personas de todo el mundo se dirigen hasta Europa, con el simple hecho de conocer la impresionante estructura del Coliseo Romano. Anualmente es visitado por 7 millones de turistas y se dice que cada vez que se le posterga o absuelve la pena de muerte a algún convicto en cualquier parte del mundo, se ilumina por 48 horas. Si deseas visitarlo, su entrada tiene un costo de 12 euros y se recomienda llegar temprano ya que se hacen unas filas enormes.